En las plantas de potabilización de agua se realiza una cloración del agua a potabilizar. Para realizar esta cloración muchas de estas instalaciones disponen de un almacenamiento de cloro (gas licuado) en botellones (1000 kg) y un sistema de regulación a proceso, pero… ¿qué pasaría en caso de fuga en dicho sistema de cloración?

Lo que nos ha motivado a realizar un post específico sobre este tema es el gran nº de incidentes que en los últimos meses hemos registrado y que podréis encontrar via twitter de @TesicnorSin. Basten como ejemplos las siguientes noticias: Accidente 1; Accidente 2; Accidente 3, así como un Registro de incidentes (UK) con cloro desde 1992 hasta 1998.

¡Ojo!, tened en cuenta que hablamos de instalaciones con almacenamiento de cloro puro y no instalaciones que lo generan a partir de mezcla de químicos… (eso es otro cantar  -VIDEO:  http://goo.gl/Ja9bT o NOTICIA: http://goo.gl/BRduU) – que conforme al Registro de incidentes son otro tipo de instalaciones las que tienen estos riesgos y lamentablemente con una probabilidad e incidencias mayores.

Volviendo a las plantas de tratamiento de aguas. Como habéis podido ver en las noticias vinculadas, se tratan de accidentes originados en USA, pero ¿pueden estos accidentes suceder en España?. La respuesta a esta pregunta es clara: ¡Claro que sí, es una cuestión de probabilidad!, pero ¿qué probabilidad y que consecuencias pueden acarrear este tipo de accidentes?. En el siguiente link puedes encontrar las estimaciones de las Probabilidades de fallo en este tipo de instalaciones que conllevan fugas incontroladas. Sabiendo esto, ¿se pueden dar fugas incontroladas…?.

Este tipo de almacenamientos de cloro en España deben legalizarse bajo los criterios dados en la MIE APQ-6 Almacenamiento de Cloro (instrucción técnica del Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos). Esta instrucción considera dicho almacenamiento en botellas de 1000 kg como almacenamiento en depósitos móviles y obliga, entre otras cosas, (en el caso habitual de almacenamientos en edificios) a dichas instalaciones a:

  • Estar provisto de sistemas de detección (nº de detectores adecuado según características de los edificios y con actuación independiente) de cloro con alarma e indicación externa.
  • Ventilación ligada a una instalación de absorción de cloro, cuya puesta en marcha está enclavada con el sistema de detección.
  • Elementos de corte automático asociados al control del proceso y a sistema de detección.
  • Distancias de seguridad a los límites de la propiedad.
  • Manga de viento.

Almacenamiento de botellones de cloro  Sistema de ventilación asociado a Torre de Absorción

Almacenamiento de botellones de cloro y sistema de ventilación asociado a torre absorción

Detector de Cloro  Sistema cierre botellón de Cloro asociado a detección

Detector de cloro y sistema de cierre de botellón de cloro asociado al mismo

Torre de Absorción en ETAP asociada a almacenamiento y regulación de cloro

Torre de absorción asociada a almacenamiento y regulación de cloro en ETAP

Estas medidas de seguridad inciden en el diseño de la instalación y están orientadas a minimizar la probabilidad de que se produzca un escenario crítico como sería la formación masiva de una nube de cloro gas en el exterior de las instalaciones (ver Ficha Internacional de Seguridad Química del Cloro para identificación de peligros), evitando la fuga masiva de producto y confinándolo dentro de las instalaciones. ¡Si volvéis a los links de las noticias de accidentes podréis ver cómo el funcionamiento de estas instalaciones (detección, ventilación y torre de absorción) han minimizado este riesgo!

Además, no sólo hay medidas técnicas, sino que dichas instalaciones tienen un régimen de mantenimiento e inspecciones específico que minimiza la probabilidad de que haya este tipo de fugas y que prueba el funcionamiento de las medidas de seguridad…., y por si todo esto falla, estas instalaciones deben disponer de un Plan de Autoprotección (bien por afección del reglamento APQ, la Norma Básica de Autoprotección o la normativa SEVESO) en el que definir el procedimiento de intervención frente a este tipo de emergencias.

A pesar de lo dicho anteriormente, nunca se está a salvo del todo. Estos hechos suceden y debemos estar preparados. En la 2ª parte de este post, hablaremos de la intervención frente a este tipo de emergencias – ¡prometemos ser menos teóricos!.