Cambios de turno y consignación

Miguel ARTAJONA I Técnico en Seguridad Industrial

En anteriores artículos hemos tratado los sistemas LOTO desde una perspectiva general. Ahora vamos a hacer una serie de entradas que abordarán los aspectos que suelen ser objeto de discusión a la hora de hora de elaborar e implantar los sistemas LOTO.

A pesar de que se pueda pensar que la OSHA 29 CFR 1910.147 es ambigua en sus disposiciones, es lo suficientemente completa como para considerar las situaciones particulares que pueden ocurrir en las empresas, independientemente de los procesos productivos que presenten. Así la citada OSHA incluye pautas para solucionar problemas comunes a un gran número de empresas. Hay que tener claro que la OSHA “da pistas” pero no nos va a proporcionar la solución exacta a un determinado problema de nuestra empresa; eso será trabajo de los especialistas en la materia.

La primera de estas situaciones particulares es la necesidad de realizar un descargo completo de la máquina/ instalación. A continuación, vamos a ver qué indica la OSHA ante esta eventualidad.

¿Qué hago en los cambios de turno?

La premisa es que la máquina/ instalación no quede sin bloqueos en ningún momento. Por tanto, no sirve que los que terminan el turno se lleven sus candados y luego los que empiezan el nuevo pongan los suyos. Básicamente la normativa ofrece tres posibilidades:

  • Los trabajadores que terminan el turno dejan sus candados. Es un método seguro pero la máquina no podrá volver al servicio hasta que vuelvan al trabajo los trabajadores que se han ido.

  • Los trabajadores del nuevo turno ponen sus candados antes de que los que terminan el turno quiten los suyos. También es un método seguro y garantiza la disponibilidad de la máquina/ instalación en cuanto se termine el mantenimiento. Para que funcione esta opción hay que asegurar una correcta coordinación entre los trabajadores que entran y los que salen; este es el punto crítico.

  • El supervisor pone su candado antes del inicio de los trabajos y lo retira cuando no quede ningún otro candado en los puntos de bloqueo. Es un método seguro ya que siempre hay bloqueos; es rápido porque no requiere coordinación entre trabajadores y la disponibilidad de la máquina/ instalación es buena. Sin embargo, presenta el inconveniente de requerir un supervisor en cada turno.