En momentos como este, en los cuales uno no deja de mirar hacia el cielo (también hacia los cauces hídricos) y confiar en que el temporal de lluvia remita, se nos ocurre que es buen momento para analizar cómo se evalúa el riesgo de inundación asociado a los ríos y embalses en los Planes de Autoprotección

En multitud de ocasiones los factores naturales (inundaciones, incendios forestales, movimientos sísmicos, etcétera) son los causantes de escenarios de emergencia interna en los establecimientos, ya sea de manera directa, o de manera indirecta, al concurrir varios fenómenos. Por ello, es muy importante que la Evaluación de Riesgos se realice de manera correcta y global, teniendo en cuenta tanto los factores internos (los derivados de la construcción de la planta, de las instalaciones, de la actividad,…) como los factores externos (derivados de condiciones naturales y los derivados del entorno). Siguiendo con el hilo de una antigua entrada donde analizamos el riesgo sísmico, en la presente profundizaremos el riesgo de inundación asociado a los cauces hídricos y a los embalses.

Protección Civil, a través de su Norma Básica y la Directriz Básica de Planificación ante el Riesgo de Inundaciones, realiza una planificación especial para proteger a las personas y los bienes frente a los efectos destructivos que las inundaciones originan. Dichas premisas son trasladadas a las Comunidades Autónomas mediante los Planes Territoriales y Planes Especiales de Riesgo de Inundación, en donde se establecen los servicios y recursos contemplados para hacer frente a las inundaciones. Algunos ejemplos de dichos planes son los siguientes: Plan Territorial de Protección Civil de Castilla y León, Plan Especial de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones en Galicia.

De manera general se puede señalar que los Planes Territoriales y Planes Especiales suelen disponer de planos de riesgo de inundación (Riesgo de Inundación en Extremadura) y demás información (análisis de peligrosidad, vulnerabilidad, clasificación de núcleos poblacionales,…) que nos proporcionará cierta ayuda para comenzar a evaluar el riesgo de inundación en una ubicación concreta. En caso de no ser así, existen diversas entidades públicas que facilitan información a ese respecto cargando capas de inundabilidad, como por ejemplo SIG de Ur Agentzia – Agencia Vasca del Agua y SIG de la Confederación Hidrográfica del Ebro. Asimismo, el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente facilita mediante el visor SNCZI la visualización cartográfica de zonas inundables.

Riesgo de Inundación Bilbao

Mapa de inundabilidad de Bilbao y alrededores

Tras recopilar la información facilitada por los entes públicos, deben tenerse en cuenta las condiciones específicas de cada instalación, analizando un histórico de inundaciones, realizando un inventario de los medios de protección y prevención existentes, etcétera. En definitiva, debe completarse el análisis mediante la evaluación individual de cada instalación.

Llegados a este punto y como en anteriores ocasiones, queremos recalcar la importancia de mantener actualizada la Evaluación de Riesgos externos de las instalaciones así como de contemplar estos escenarios en el Plan de Autoprotección de la instalación para poder dar una respuesta efectiva ante este tipo de emergencias.