Sería demagogia ponerse a hablar sobre qué inició el incendio en la planta de fertilizantes de Texas, pero lo que sí se puede hacer es, en base a los productos utilizados en la planta y a las imágenes y videos, generar hipótesis sobre qué fue lo que generó una explosión tan devastadora. En una segunda entrada se valorará cómo estamos protegidos en España frente a la ocurrencia de este tipo de accidentes. ¡Ahí vamos!

Antes de meternos más de lleno, se debe hablar primero de los productos que pueden estar presentes en las plantas de fertilizantes (nitrato amónico y amoniaco) y sus riesgos.

  • El nitrato de amonio es una de las principales fuentes de aporte de nitrógeno para la fabricación de fertilizantes. Se trata de una sustancia sólida no combustible en sí misma, pero es buen agente oxidante y comburente, lo cual hace que provoque que otras sustancias combustibles puedan quemarse, incluso en ausencia de aire. Pero el principal riesgo en su almacenamiento o manejo, es su explosividad. El nitrato de amonio puede detonar principalmente si se da uno de los siguientes factores: confinamiento, calentamiento, contaminación, o fuerte shock.
  • El amoniaco anhidro, es el amoniaco puro (riqueza por encima del 99,5%), utilizado como base para los fertilizantes. Se trata de una sustancia gaseosa (almacenada licuada) con propiedades tóxicas y que puede formar atmósferas explosivas mezclada con el aire.

En la planta de WEST (ver imagen abajo) se encontraban ambos compuestos ya que era una industria de almacenamiento y no de fabricación. Por un lado se disponía de 2 depósitos de amoniaco licuado (circulo en rojo) y de almacenamiento de nitrato amónico (circulo en verde).

Planta fertilizantes TEXAS - antes

Como se ha identificado en el primer párrafo de este post, ambos productos pueden generar una explosión, la cuestión es cuál de ellos (o en su caso si ambos) la generó. Para responder a esta pregunta es necesario hacerse otra: ¿difiere una explosión de nitrato amónico de una de amoniaco anhidro?. La respuesta es SI, justificándola como sigue:

  • Explosión de Nitrato Amónico: El nitrato amónico se almacena en estado sólido, y se ha identificado como un explosivo (Ver artículo 10). Una explosión originada por este producto tiene un carácter puramente químico y dará lugar a una detonación.
  • Explosión de Amoniaco: Se trata de un producto gaseoso inflamable (que puede generar atmósferas explosivas pero que no es explosivo) almacenado en estado líquido en depósitos. Una explosión en este caso se debería a una BLEVE, donde se produce primero el estallido del depósito por sobrepresión y después una bola de fuego al quemarse todo el producto inflamable almacenado en lo que sería una deflagración. Ver video de ejemplo de BLEVE (video)

Una vez explicados los diferentes fenómenos que se pueden dar, sólo queda colocar aquí abajo un video de lo sucedido (pinchar AQUI y ver el primer minuto)

imagen del video

 ¿Tenéis ya alguna opinión formada?. Particularmente y viendo las características de la explosión, creemos que es más una detonación originada por el nitrato amónico que una BLEVE. Esta opinión puede verse respaldada además por la siguiente fotografía en la que se ve que los depósitos de amoniaco (círculo rojo) están intactos, mientras que la ubicación del almacenamiento de nitrato amónico (círculo verde) ha desaparecido.

 planta tras la explosionComo veis, parece que hemos podido justificar (lógicamente hay que tener ciertas reservas) a qué se debió la explosión de la planta de Texas, comprobando el poder tan devastador que puede tener el Nitrato Amónico y confirmando que aún hay que dar gracias a que los depósitos de amoniaco no se vieron afectados provocando por efecto dominó una BLEVE de los mismos (parece que la sobrepresión generada por la explosión no fue suficiente para romper los depósitos y que la radiación del incendio previo a la explosión tampoco fue suficiente – si os fijáis en el vídeo la dirección del viento favoreció que la radiación tuviera una componente direccional contraria a la ubicación de los depósitos -).

En el siguiente post se tratará de valorar si este tipo de accidentes pueden darse en España (la respuesta es un SI rotundo) y para tranquilizarnos, que capas de protección previas hay para que estos accidentes no ocurran, tanto a nivel preventivo como a nivel de mitigación o reducción de las posibles consecuencias.