Cuando los medios de protección contra incendios no son seguros…

Hace poco leímos una noticia sobre un accidente mortal provocado por la activación de un sistema de protección contra incendios por espuma en USA. Debido a lo insusual de la noticia decidimos investigar un poco sobre el tema, ver sus causas e intentar sacar conclusiones. Ahí va.

El 8 de enero de 2014 se activó el sistema de extinción de espuma ¡en un hangar de mantenimiento de aprox 8.500 m2! Esto provocó la muerte de un trabajador y 3 heridos por inhalación de vapores (2 tratados in situ y otro en el centro médico).

Para entender si el sistema de espuma en cuestión es capaz o no de provocar este accidente fatal nos vamos a servir del siguiente video donde se realiza una prueba de dicho sistema – ¡el video pertenece a la prueba de la instalación que provocó el accidente! – ¡Más de 3m de altura en 8500 m2 en 2 minutos!

A pesar de que las causas de la muerte todavía están siendo investigadas el video anterior demuestra que este sistema puede producir este tipo de accidentes. Dicho incidente provocó la descarga de más de 3 metros de altura de espuma.

A pesar de que parezca difícil de creer por la superficie de la instalación el simil más cercano que encontramos son: aquellas áreas que están protegidas por sistemas de extinción automático con agentes extintores que pueden provocar desplazamiento de oxígeno y por lo tanto asfixia.

Activación del sistema

En dichas instalaciones, como en la de la noticia, la activación del sistema NO PUEDE ENTRAÑAR NINGÚN RIESGO PARA LOS TRABAJADORES. Esto significa que su activación debe ser controlada. Normalmente por ello, en estos casos, la activación se puede realizar de forma manual o automática. Si se quiere realizar de manera manual debe de hacerse desde fuera de la sala y verificando antes que no hay nadie en el interior. Por el contrario, si se quiere realizar de manera automática hay que hacerlo tras un retardo (que permita la salida de todos los trabajadores o usuarios de la sala) y la activación de una alarma (óptica o acústica) diferenciada para dar dicha orden.

Aunque parezca una contradicción debido a que se trata de MEDIOS DE PROTECCIÓN, en la fase de diseño de estos sistemas debe realizarse un ANÁLISIS DE RIESGO. Con esto nos aseguramos la Seguridad Funcional de dicho sistema y que éste no puede ponerse en marcha de manera intempestiva (tanto de manera intencionada como no intencionada).

Si te ha gustado este post, encontrarás más noticias nuestras o relacionadas con la Seguridad Industrial y Ciudadana vía twitter @TesicnorSIN y a través de nuestro boletín quincenal TEN SAFETY TWEETS.