Riesgo Atex en estaciones de servicio de gas natural vehicular (GNV)

Equipo de SEGURIDAD INDUSTRIAL

La Comisión Europea está por los combustibles alternativos. Así el pasado 24 de enero anunció un paquete de medidas para la creación de estaciones en toda Europa. Estre estos combustibles esta el GNV: gas extremadamente inflamable. Mezclado con el aire a determinadas proporciones genera atmósferas explosivas. Esto obliga a cumplir con la normativa ATEX.

El futuro del GNV

GNC-GNLEn un post anterior ya hablábamos de que combustibles como el GNC se van abriendo camino gracias a sus ventajas medioambientales y económicas. La reciente estrategia para los combustibles limpios lanzada por la UE es una prueba más de que esta realidad está cada vez más consolidada. En cuanto a GNV, término que hace referencia al GNC (gas natural comprimido) y GNL (gas natural licuado), propone que para el año 2020 haya estaciones de GNL cada 400 Km en las carreteras de la red principal transeuropea y estaciones públicas de recarga de GNC cada 150 Km.

En España el uso de GNV ha estado reducido a flotas de vehículos pesados como camiones y autobuses urbanos asociados a un punto de suministro propio. Actualmente en España existen unos 3.219 vehículos y 61 puntos de recarga de GNV, de los cuales 27 son públicos. Para 2013 ya están planteadas otras 11 estaciones públicas.

¿Y qué hay del riesgo de formación de atmósferas explosivas?

En la entrada anterior sobre GNV ya hablábamos de seguridad en las estaciones de servicio y en el repostaje. Ahora queremos incidir un poco más sobre el riesgo ATEX.

areassurtidorEl estudio de las posibles zonas en las que puede estar presente una atmósfera explosiva se realiza en base a la norma  UNE-EN 60079-10-1 y su guía de aplicación UNE 202007 IN. Para las estaciones de GNC existe una norma específica, UNE 60631-1, la cual define una clasificación de zonas para las distintas áreas de la ES de GNC. En el gráfico, por ejemplo se pueden ver las áreas que generaría un surtidor de GNC con venteo alrededor del conector de carga.

GNL y GNC son un mismo combustible pero en diferente estado. El GNL se encuentra en estado líquido para lo cual se ha disminuido su temperatura a unos  -160 ºC y se suele suministrar a presiones de hasta 18 bar. El GNC, sin embargo, se suministra a unos 200 bar de presión a 15 ºC. Debido a esta diferencia de propiedades, en caso de fuga, tanto el escape como la dispersión del gas tendrían distinto comportamiento.

Fugas de gas

En caso de fuga el gas escapado o generado por evaporación, al mezclarse con el aire, produciría una atmósfera explosiva. Para que la atmósfera producida por una fuga sea explosiva la concentración en volumen de gas natural en aire se debe encontrar entre un mínimo de 3.93 % y máximo de 17.5% (datos de la UNE 202007 IN).

Fuga de GNL

Dentro del caso del GNL, tanto si se produjera una fuga en fase líquida o gaseosa (escape pequeño que se evapora inmediatamente), los vapores que se desprenden son inicialmente muy fríos y más pesados que el aire.Éste se extiende por capas bajas hasta que se calienta, a unos -104 ºC y se eleva al hacerse más ligero que el aire.

Fuga de GNC

Otra situación se da en el caso de una fuga de GNC. En este caso el gas se proyectaría como un chorro turbulento con una trayectoria fija desde el punto de escape y a una alta velocidad debida a la elevada presión. El escape producido al ser más ligero que el aire se disipará en la atmósfera con rapidez, si bien se generaría una fuerza muy grande mientras el gas es propulsado.

A nivel coloquial, las características indicativas de fuga de gas natural vehicular son: en el caso del GNL una neblina blanca debida a que la baja temperatura condensa el agua del aire circundante y, en el caso de fuga de GNC, el intenso ruido que se escucha.

¿Qué se necesita para qué se produzca una explosión?

Para que se produzca una explosión debe existir simultáneamente la atmósfera explosiva y una fuente de ignición efectiva. Para minimizar el riesgo existe, como hemos visto, normativa de obligado cumplimiento en las fases tanto de fabricación e ingeniería. Ésta aporta seguridad sobre todo en condiciones tanto de funcionamiento normal de la instalación como en las disfunciones esperadas. Pero fuera delseñalización correcto diseño, es necesario prestar especial atención a las fuentes de ignición derivadas de las fases de uso y mantenimiento. Por un lado, el cliente no tiene por qué ser conocedor de los riesgos de atmósferas explosivas (necesaria una correcta señalización entre otras medidas) y por otro lado, en el mantenimiento, aunque el trabajador si es conocedor, los trabajos que realiza introducen un aumento del riesgo. Esto conlleva que sean obligatorias las labores de coordinación de actividades y el seguimiento de un sistema de permisos de trabajo.

Como hemos visto, las condiciones de proceso van a influir en la clasificación de zonas ya que en caso de fuga el comportamiento del escape y disperión de GNL y GNC va a ser distinto. El riesgo de explosión existe en las estaciones de servicio de GNV de manera análoga a las de otros combustibles convencionales. Sin embargo, aunque exista el riesgo, la seguridad es alta, así debe ser cuando se piensa en ¡repostar en casa!

¿Te ayudamos?