Guía de elección de equipos de toma de tierra

Equipo de SEGURIDAD INDUSTRIAL

En una zona en la que puede estar presente una atmósfera explosiva, una descarga electrostática puede desencadenar un incendio o explosión. El trasvase de líquidos inflamables es una operación con estos factores.

Una medida de protección indispensable para esta tarea es la puesta a tierra de camiones cisterna, bidones, contenedores y equipos.

Por hacer una pequeña introducción sobre la electricidad estática diremos que es debida al movimiento de las cargas de dos superficies en contacto, tanto líquidas como sólidas cuando al menos una de ellas no es buena conductora de la electricidad. Las superficies se polarizan y cuando se ponen en contacto con un cuerpo conductor, se descarga la energía almacenada. Se debe tener presente que una descarga de electricidad estática puede tener la suficiente energía para producir una ignición en un entorno ATEX.

Hay mucho que hablar sobre electricidad estática y ATEX, y seguiremos haciéndolo en futuros post. En este queremos hacerlo sobre la evaluación, en cuanto al ámbito de aplicación de la normativa ATEX, para los equipos de puesta a tierra en zonas clasificadas por la posible presencia de atmósferas explosivas, en particular en las operaciones de trasvase de líquidos inflamables, como la carga y descarga de camiones cisterna. En estas operaciones la electricidad estática se produce principalmente por el movimiento/fricción del líquido con la superficie a través de la cual fluye.

En el caso de camiones cisterna, también es significativa la generación de cargas electrostáticas a causa del rozamiento de la superficie exterior de la cisterna con el aire y de los neumáticos con el pavimento durante el transporte. Es factible que se produzca una descarga electrostática por chispa, por ejemplo entre la boca del recipiente y la tubería de llenado o cualquier otro elemento metálico conectado eléctricamente a tierra, generando una situación de alto riesgo. La función de la puesta a tierra es asegurar que las cargas que se formen se eliminen fácilmente sin ocasionar peligro.

En las áreas clasificadas como emplazamientos peligrosos, debido a la posible presencia de atmósferas explosivas, los equipos a instalar, que caigan dentro del ámbito de aplicación de la directiva ATEX europea 94/99/CE (traspuesta a la reglamentación española a través del RD 400/1996) deben llevar marcado ATEX. Sin embargo, en no pocas instalaciones se utilizan, en zonas ATEX, pinzas de puesta a tierra que no poseen tal marcado. La problemática radica en que los carretes de toma a tierra son equipos “fronterizos” dentro del RD 400/1996 y, dependiendo de cómo sean, pueden entrar dentro del campo de aplicación de la normativa ATEX para equipos (y por tanto tener la necesidad de marcado) o no. ¿Cuál es entonces el motivo por el que esto sucede? El motivo es que los carretes de puesta a tierra pueden ser de dos tipos (Ver Anexo II – pág. 73 ATEX Guidelines versión 4):

#

Equipos complejos, que disponen de potenciales fuentes de ignición y que deben ir marcados SIEMPRE

#

Ejemplo: Equipos que autotestean una correcta puesta a tierra y que puedan tener algún enclavamiento.

Cabe destacar que estos equipos son muy interesantes para minimizar el riesgo en caso de que algún elemento conductor se aísle de la toma de tierra, o se produzca una mala conexión debido por ejemplo a acabados superficiales aislantes (pintura, restos de adhesivo…) en el elemento que se quiere conectar a tierra.

También se podría producir una desconexión de tierra debido a una mala mordida de la pinza, en la UNE 109 108-1 podemos ver especificaciones en cuanto a dimensionado, materiales y mantenimiento de las pinzas de puesta a tierra.

Equipos simples, «que no disponen de potenciales fuentes de ignición» y que no tienen porqué ir marcados

#

Ejemplo: Carrete con pinza de toma a tierra

Entonces ¿cómo puedo asegurar que el carrete de toma a tierra que utilizo en zona ATEX no dispone de fuentes de ignición?

Hay muchos tipos de fuentes de ignición entre los que se encuentran las chispas mecánicas (provocadas por golpes, roces…), con lo que la pregunta anterior es muy difícil de contestar por el usuario final del producto. Es el fabricante quién debe dar salida a esta pregunta (quedando reflejada en el expediente técnico del equipo) y certificando que dicho equipo no puede generar chispas mecánicas. Desde nuestra experiencia, cuando realizas esta pregunta al fabricante, son posibles los siguientes escenarios:

    • Que nos diga que han testado y probado el equipo y que no genera fuentes de ignición. Y en este caso, ellos lo certifican y por lo tanto no hace falta que el equipo vaya marcado. ¡Ya tenemos la certificación por parte del fabricante!
    • Que nos diga que su equipo no es válido para ser utilizado en zonas ATEX. ¡Si el fabricante nos dice que no vale no lo vamos a utilizar!
    • Que nos diga que si…, pero que no nos de justificación ni certificado. ¡Si no lo certifica no lo vamos a hacer nosotros!

Con esto podemos concluir que, aunque los carretes de toma a tierra simples no necesitan marcado ATEX por sí mismos, lo mejor para estar del lado de la seguridad, es utilizar equipos que vayan marcados ATEX, ya que de esta forma tendremos una certificación de los mismos.

Esperamos que os haya resultado de utilidad la información y si lo deseas aquí puedes ver nuestras oferta de servicios ATEX y cursos bajo la certificación Ism-ATEX .

¿Te ayudamos?