¡Cuidado con los simulacros de emergencia! Ante todo planificación y seguridad

Para los que trabajamos la AUTOPROTECCIóN, los simulacros son el día del estreno. Nunca es la misma película, ni siquiera en el mismo centro de trabajo. Dada la importancia de ese día, TODO TIENE QUE SALIR BIEN y se debe pensar en todos los detalles para NO CREAR SITUACIONES DE RIESGO. Sobre eso vamos a hablar en este post.

Lo primero que hay que decir es que si los Planes de Autoprotección no se prueban no sirven de nada. De este tema ya hablamos en un post anterior: 1o Reflexiones sobre Planes de Autoprotección.

Sin formación ni simulacros, los Planes de Autoprotección no generan NADA DE SEGURIDAD

Una vez que vamos a hacer un simulacro podríamos debatir sobre varios temas: si comunicamos o no el simulacro a todo el personal y qué información les damos, qué alcance debe tener el simulacro (parcial, general, etc.), si contamos o no con la presencia de la ayuda externa para que conozca nuestra instalación, si “simulamos” ciertas actuaciones o realmente las vamos a probar…

Para todas las preguntas anteriores no hay una respuesta única. Desde Tesicnor entendemos que la AUTOPROTECCIÓN es una carrera de fondo y que cada empresa va a un ritmo distinto y se encuentra en una posición diferente, por lo que los simulacros hay que amoldarlos a la realidad de cada empresa, siempre teniendo muy claro los objetivos que se quieran obtener de los simulacros.

Dicho lo anterior, todos estaremos de acuerdo al decir que LO ÚNICO CON LO QUE DEBE CUMPLIR SIEMPRE UN SIMULACRO es que SE DEBE REALIZAR DE MANERA SEGURA, y si no veamos este ejemplo:

Igual os pueda parecer anecdótico (¡pedimos disculpas por adelantado al personal del zoo que se llevaría un buen susto!), pero se pueden dar situaciones mucho más complejas e inseguras. Incluso las consecuencias pueden ser fatales como es el caso de esta otra noticia – Incendio real en simulacro colegio China. No nos tenemos que ir muy lejos en España –Tragedia durante un simulacro en crucero. Creemos que los tres ejemplos anteriores son muy gráficos de cosas que pueden ir mal durante un simulacro.

Añadimos un par de noticias más sobre un tema que, para nosotros, también tiene mucha importancia y que tenemos que tener en cuenta durante la ejecución de simulacros. Se trata de la posible activación de sistemas de extinción automáticos (cuya activación no estaba prevista – ¡falta de planificación!) y que pueden acarrear graves accidentes LINK 1 y LINK 2 o simplemente situaciones fuera de control y que provocan gastos extra (no planificados) del simulacro.

¡Ojo!, no hay que irse a un entorno industrial para tener este tipo de riesgos. Seguro que conocéis simulacros en los que simplemente una mala evacuación puede provocar accidentes de distinto tipo y gravedad: accidentes personales (caídas en escaleras, golpes, etc.), accidentes derivados de falta de recursos para evacuar a accidentados (caídas desde camillas) o accidentes por mal uso de las instalaciones de protección contra incendios (mangueras contra incendios moviéndose libremente y con alta presión).

Con todo lo anterior alguno puede cometer el error de hacer simulacros “light”. ¡Nada más lejos de nuestra intención! Se deben realizar simulacros e intentar que estos sean lo más completos posible. Siempre BIEN PLANIFICADOS e IDENTIFICANDO LOS POSIBLES RIESGOS QUE PUEDEN ACARREAR. Pura prevención.

Esperamos que os haya resultado interesante y estamos a vuestra disposición para ayudaros con la actuación más importante de la autoprotección: LOS SIMULACROS.